• Jatsive Soto Romero

¡¡Todo tiene historia!!

Actualizado: abr 30

¿Dónde pasa la historia? ¿A quienes les sucede? ¿Es acaso que La Historia que nos enseñan en la escuela sucedió en un plano diferente al nuestro y por eso parece tan lejana a nosotros, tan poco relacionada?

En algún momento, me he puesto a pensar en la forma en que esos sucesos que ahora calificamos como “históricos”, tan relevantes en los libros y en los discursos políticos, realmente son cercanos a mi realidad, a la nuestra. Uno de los ejemplos más absurdos, pero que es divertido mencionar, es el de pensar la construcción de los monumentos: no habría “Monumento a la Revolución” si Madero no se hubiera levantado en armas, por ejemplo, o “Columna de la Independencia” si los conspiradores de Querétaro no se hubieran puesto de acuerdo.

Pensar de esa manera los acontecimientos históricos los acerca a nuestra historia un poco más: la mayoría de las personas guardan recuerdos personales en algún edificio o monumento histórico de su ciudad, o de alguna ciudad que hayan visitado. Sin embargo, eso solo nos hace explícito el hecho de que cada persona cuenta con un relato individual, con sitios y momentos especiales. Tal como la gran disciplina histórica lo manda. Al final, cada uno de nosotrxs es históricx en nuestra propia medida.

Después de estas palabras, creo que toma más sentido el planteamiento del principio: #TodoTieneHistoria, ¿o no? Porque realmente el sentido del comentario es quitarnos el velo para que veamos lo que está frente a nuestra nariz: la cultura y sus productos, la comida, la cotidianeidad en la que nos desenvolvemos, los objetos que utilizamos: todo ha sido creado por personas en determinado tiempo y espacio y ha trascendido -o no- en ellos. El significado de las cosas y su utilización no son estáticos, pero esto parece tan trivial que pocas veces reflexionamos sobre eso.


Y todo esto, ¿de qué nos sirve? Hace unos días, en este medio, tuvo lugar una plática acerca de la historia del reguetón y considero que fue bastante interesante, porque ¿realmente nos hemos puesto a pensar que la música tiene historia? Ya lo dije antes, como "producto" humano no simplemente fue creado por alguien(es), otras personas lo hemos recibido y nos hemos desarrollado en conjunto con "eso".

Otro ejemplo bastante ilustrativo acerca de que todo tiene historia, es esa escena de "Devils wear Prada" o "El diablo viste a la moda", en la que Miranda Presley llama la atención a Andy Sax por su manera de vestir y le hace un resumen bastante detallado de todo lo que sucede en la industria de la moda para que el color que usa en su suéter haya llegado a donde ella lo adquirió.

Aunque a veces las cosas nos parecen tan cotidianas, se nos olvida a veces que no siempre han estado ahí. Que las personas inventamos y desarrollamos ideas y cosas.

La obra flamenca de El arte de la pintura, que ilustra este artículo, es una expresión visual de la manera de pensar los objetos como históricos, el pintor, Jan Vermeer, representa una escena en la que se está haciendo un retrato de Clío, la musa de la historia. La muestra en construcción, no terminada, y con distintos elementos que, después de la observación detallada, podemos identificar como partícipes de los acontecimientos. Nos pone a pensar en el dinamismo de la representación y de los relatos que surgen de ella. En la manera en que las personas aprehendemos lo que nos rodea y lo que nos sucede. En la historicidad de los elementos que utilizamos. Vermeer representa a la historia por medio de otra alegoría y nos pone a pensar en lo que estamos viendo. (Una descripción más detallada está en el perfil del museo en Google Arts & Culture, de donde fue tomada esta imagen).

Preguntándonos estas cosas, surgen cuestionamientos más profundos y que parecen más triviales: ¿Acaso la humanidad siempre ha comido, por ejemplo, con tenedores y cucharas? ¿O los libros siempre han estado en una biblioteca? ¿Las personas siempre han bailado igual? ¿Las obras de arte siempre han estado en el museo, o en el mismo lugar del museo?

Estas son cuestiones que aparecen después de pensar (como diría mi abuelita) en la inmortalidad del cangrejo, pero que al final resultan relevantes, ¿qué hubiera pasado si los seres humanos no hubieran descubierto el fuego? No lo sabemos e indagarlo tal vez sea un trabajo pesado. Lo importante es reflexionar acerca de lo que hemos vivido gracias a eso. A partir de que a alguien se le ocurrió que la gente debería vestirse de cierta forma, comportarse, bailar, expresarse, realizar ciertas actividades. ¿Cómo nos ha afectado a nosotrxs o a las personas que nos rodean? ¿O realmente no nos afecta en nada?



¿Cómo afecta entonces la historia en nosotros? ¿Cómo los grandes y pequeños acontecimientos que nos enseñan en la escuela han llegado a atravesar nuestras historias personales? Personalmente, me gusta muchísimo pensar en eso. Pensar en cómo se vivía antes y en cómo vivo yo ahora.


¿Alguna vez tú, persona que lee este blog, has pensado en algo similar? ¿Qué otros ejemplos se te ocurren a partir de estos? ¿Realmente crees que todo tenga historia?, pero aún más importante ¿toda historia es relevante?, ¿por qué sí o no?


A mi, y a lxs integrantes de CIANOTYPO, nos encantaría que pensaran sobre esto y nos lo respondieran. Recuerden #todotienehistoria y de nosotros como personas que la viven depende su develación.

Jan Vermeer, El arte de la pintura, ca. 1666-68, Óleo sobre tela, Kunsthistorischesmuseum Viena.



39 vistas

CONTACTO

Suscríbete a nuestro sitio y recibe actualizaciones de contenido

© 2020 Cianotypo. Todos los derechos reservados.