• Sergio Mejía

Post-pandemic, el reto de la normalidad.

Actualizado: hace un día


A sólo unos días de comenzar la progresiva reanudación de las actividades en el país, un creciente estado de incertidumbre acecha a los distintos sectores de la población, una nube de cuestionamientos los circunda respecto a las medidas inmediatas que deberán adoptar al momento de estar juntos otra vez.


Pedro Reyes, Tank 19 (2013). Impresión fotográfica sobre tela y collage. Colección digital Museo Tamayo, CDMX.

En paralelo, un fantasma recorre el globo entero. Es una revolución de las ideas, una guerra de las distintas posturas en lo que respecta a las políticas públicas, al manejo de los recursos y una de las más importantes puestas en crisis del sistema de producción que domina actualmente el curso de la humanidad.


En el caso de Europa, una crisis lucha por permear los distintos filtros que se le oponen, según señala Zizek <1>, son tres los factores que tiene a Europa en jaque. Uno es el impacto directo de la crisis sanitaria que hasta el momento sigue enfrentando por la covid-19 (muertes, sufrimientos y cuarentenas), otro factor es la dependencia con el resto de las regiones económicas del mundo, por ejemplo menciona que la industria automovilística es la columna vertebral de la economía alemana y la exportación de autos a China (uno de sus mayores consumidores), se ha frenado abruptamente.


Y el tercer factor es la situación de violencia en Siria entre Turquía y el régimen de Assad (que está apoyado directamente por Rusia), lo cuál ha provocado desplazamientos masivos de refugiados hacia Turquía, nación que ya está empezando a adolecer de sus capacidades de adopción y quiere que toda Europa comparta el precio de su política despiadada.


Aquí en América Latina la situación no es menos trágica, según la Comisión Económica para América Latina y el Caribe, la covid-19 llegó en un medio de debilidad y vulnerabilidad macroeconómica y todo apunta a que la dinámica de la pandemia será la causa de "la mayor crisis económica y social de la región en décadas" <2> .


Zizek señala la covid como un catalizador de decisiones y posturas, no sólo por el daño que representó y seguirá representando en los años venideros, sino porque una vez más se abre el debate de la fatalidad de la vida en la tierra, la advertencia de que vendrá un virus con características más letales, amenazas ecológicas como sequías, incendios, plagas, que sólo podremos evitar en la medida en que entendamos que el acelerado curso de la tecnología nos ha hecho más dependientes de los caprichos de la naturaleza y debemos lograr acelerar nuestro proceso de duelo con las demás crisis para aceptarlas y empezar a tomar medidas radicales para reducir su inminente impacto.


"In A Post-Pandemic World, Renewable Energy Is The Only Way Forward"<3> encabeza una nota de Forbes publicada el 03 de mayo, presagiando qué industrias se están intentado colocar en la cabecera del poder económico y político en las próximas décadas, aprovechando la incertidumbre, "Zoom ahora vale más que las 7 aerolíneas más grandes del mundo"<4> y vemos con los ojos de Marx cómo lo sólido se desvanece en el aire por un virus.


El recorrido por las palabras de Zizek no sólo nos advierte que un capitalismo más fuerte se está gestando y tomará la epidemia como impulso, sino que nos deja en claro que un nuevo comunismo está surgiendo ante la crisis, una especie de comunismo emergente que obliga a las naciones a un estado de cooperación y distribución de los recursos. Y ha obligado incluso a mandatarios como Donald Trump a limitar la libertad de las empresas privadas para producir lo que resulta imprescindible en la lucha contra el coronavirus, algo increíble bajo condiciones "normales".


Será normal ver dentro de los acontecimientos de la política exterior próximos una tendencia hacia la polarización, una lucha de posturas políticas radicales, probablemente veamos una evolución importante en las teorías comunistas e incluso prácticas, pero también un estado de vigilancia y dominación justificado en la salud pública con todo lo que conlleva, (racismo, xenofobia, opresión de clase).


Sin ir muy lejos ya vemos los primeros síntomas, la opresión racista internacional que desenlazó en la prohibición oficial de la domesticación y consumo de especies "salvajes" en Wuhan <5>, sólo representa que al capital no le importa arrasar con una cultura gastronómica que no cumple con sus preceptos de normalidad antes de promover la aplicación de medidas de higiene y salud pública sobre la alimentación mundial con una visión multicultural. Todos hablan del virus chino porque fue el nombre que le dió Trump en una etapa de agresividad, cuando tuvo que darle la cara a la crisis irremediable que dejó crecer frente a su nariz en un estado de negación total. Pero quién habla del virus norteamericano que ha infectado a latinoamérica?, el virus de la mala alimentación que hoy tiene a países como México con una de las tasas de mortalidad por sobrepeso y obesidad más altas del mundo ante esta pandemia.


Y así como nos acabo de traer a un discurso de polarización con una lógica muy explícita, los medios diariamente perfeccionan e inyectan masivamente discursos ocultos de odio, los políticos declaran guerras diariamente frente a nuestras miradas, el capital incita, induce, desvía, facilita, dificulta, amplia, limita y hace más o menos probable <6> todo el tiempo en cualquier relación de fuerza nos oprime y nos obliga a oprimir, está en nuestras manos ir más allá, ir al fondo de las estructuras que tienen lugar en nuestra cotidianidad, recuperar nuestro sentido histórico y crítico, SEÑALAR.


Para Foucault el poder excede la violencia y no puede definirse por ella, es decir que el hecho de que no estemos padeciendo violencia directa aplicada a los cuerpos no remite una ausencia de poder. El ejemplo más claro de esto es la Guerra Fría, el hecho de que haya habido o no un apocalípsis nuclear no es inmanente al hecho de si hay o no una guerra, claro que hay una guerra y la activación de las detonaciones nucleares (que es lo que consideramos violento) sólo sería un evento históricamente pequeño dentro de esa gran guerra, un evento de una guerra que la humanidad consciente o inconsciente de ello posibilitó.


Hoy no hablamos de la Guerra Fría, ni de la Guerra contra la covid-19. Las guerras más grandes de hoy son las que aún podemos ganar: reconstruirnos, cuestionar la fragilidad de un sistema de producción y de un mercado que no son tan sólidos como garantizan, aceptar nuestro estado de contingencia y volvernos más resilientes por medio de la previsión, es irrisorio que muchos gobiernos sólo entiendan la importancia del apoyo a la investigación cuando necesitan soluciones para ayer. Pero sobre todo, la guerra más importante por luchar es nuestra relación con el otro, el volver a salir a las calles y mantenernos en distancia "no por mí, sino por el cuidado del otro", tratar de entender de qué manera ejercemos poder sobre los demás y mantener una perspectiva mutable, deconstruible, nada volverá a la normalidad y ¿qué importa?, ya vimos que todo está apoyado sobre cimientos que se hacen polvo con los seres más microscópicos.


"... nuestra vida es, en última instancia, contigente y absurda: aunque construyamos espléndidos edificios espirituales, cualquier estúpida contingencia natural como un virus o un asteroide puede acabar con todo..."


Pedro Reyes, Tank 17 (2013). Impresión fotográfica sobre tela y collage. Colección digital Museo Tamayo, CDMX.

Referencias:


<1> Zizek, Slavoj. (2020). Pandemia. La covid-19 estremece al mundo. Barcelona: Editorial Anagrama.


<2> Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL)/Organización Internacional del Trabajo (OIT), “El trabajo en tiempos de pandemia: desafíos frente a la enfermedad por coronavirus (COVID-19)”, Coyuntura Laboral en América Latina y el Caribe, Nº 22 (LC/TS.2020/46), Santiago, 2020.


<3> https://www.forbes.com/sites/enriquedans/2020/05/03/in-a-post-pandemic-world-renewable-energy-is-the-only-wayforward/?fbclid=IwAR1qG-A5uBSm6cJcjO1jnM6npy7saN5gf0St8wj4OokFtkBccaUHrM0TtyU#5fb30c5517b6


<4> https://www.sce.bo/zoom-ahora-vale-mas-que-las-7-aerolineas-mas-grandes-del-mundo/?fbclid=IwAR0a8gdmK5UCy0amDHaJAkALEdoBipKG31Dz3IMV6_aOf_EPdpzWj0wB5Lo


<5> https://www.forbes.com.mx/mundo-wuhan-prohibe-oficialmente-comer-animales-salvajes/?__twitter_impression=true


<6> Deleuze, Gilles. (2019). Foucault. México: Paidós.














190 vistas

CONTACTO

Suscríbete a nuestro sitio y recibe actualizaciones de contenido

© 2020 Cianotypo. Todos los derechos reservados.