• cianotypo

Diseño paramétrico. Conversación con AIDIA Studio.

Actualizado: may 28




Natalia Wrzask y Rolando Rodríguez Leal han trabajado en Foster + Partners, Zaha Hadid Architects y Ateliers Jean Nouvel, colaborando en distintos proyectos entre los que se destacan el Mandarin Oriental Hotel en Ciudad de México, la Al Khozama Tower en Riyadh, el City Bank Headquarters en Hangzhou, el proyecto Wangjing SOHO en Beijing y el Louvre Abu Dhabi Museum, en los Emiratos Árabes.


Actualmente son cofundadores y directores de AIDIASTUDIO, despacho que ha tenido una notable trayectoria desde su inauguración en 2018 y que recientemente fue galardonado con el Premio Rifat Chadirji 2019 para la construcción del Barjeel Museum For Modern Arab Art en Sharjah.



Sergio Mejía: Contemplando su trayectoria, ¿cómo consideran que ha evolucionando el diseño de espacios desde el inicio de su carrera hasta el día de hoy?.


Rolando Rodríguez: El diseño de espacios es muy amplio, depende del contexto, de la tipología y de la visión del arquitecto. Pero lo que notamos contemplando nuestra trayectoria desde el inicio con Foster hasta hoy, es que hay una mayor conciencia por incluir los temas de sustentabilidad, eficiencia energética, ventilación pasiva, etc. de ser algo que estaba en la tangente se incorpora cada vez más en las agendas. Pero también en la parte no tan positiva, muchos de los diseños en arquitectura están pensados para la inmediatez del momento o de las redes sociales, entonces se vuelve más en una imagen que en un trabajo pensado, con mayor análisis, con una historia o una narrativa propia. Es el reto que vivimos: hay una inmediatez del diseño que es para consumo rápido y entonces los juicios se ejercen de forma rápida también, hacen falta esas cosas que aterricen la manera vertiginosa en la que se mueve el diseño, que le den especificidad y el gravitas que lo ubique en su espacio y su tiempo.


Natalia Wrzask: Cuando yo estudiaba dibujábamos a mano y creo que hay mucha diferencia de hace 15 años entre eso y la tecnología, hay programas, tenemos BIM y otras herramientas, ahora hay muchas más posibilidades para resolver problemas más complejos de manera más sencilla y los resultados se ven más elaborados.


SM: En cuanto a estas nuevas tecnologías, ustedes ¿qué consideran que es el diseño paramétrico?.


RR: Hay dos formas de ver el diseño paramétrico, uno en la parte de generación formal, espacial o geométrica que te da la capacidad de generar gran complejidad y te da la capacidad de elaborar de forma mucho más rápida una serie de propuestas que vayan informándose entre sí, al ir comparando opciones puedes ir desarrollando un entendimiento más claro de qué también responden tus premisas a la problemática del proyecto que estés trabajando, entonces sí potencializa mucho tu capacidad de imaginar la espacialidad o la forma. Y creo que la proliferación o disponibilidad de programas, herramientas y plataformas, conectando un poco con lo que decía Natalia, lo vuelven de ser algo que está en la vanguardia, en algo que está en el lado del mainstream y eso es positivo porque es una herramienta de pensamiento en el diseño arquitectónico que nos abre muchísimas posibilidades.


La segunda parte, es la parte de optimización o ejecución, lo que se refiere a lo que decía Natalia del tema BIM, del tema de implementación de un proyecto en revit por ejemplo, que tienes mucho más tiempo de de diseñar y realmente es más fácil en la producción de la información 2D, simplemente es actualizar el modelo 3D. Eso es como nosotros entendemos el diseño paramétrico.


NW: Creo que es importante entender también que son programas que no diseñan por ti, hay parte humana también porque necesitas saber qué quieres hacer, son medios que ayudan mucho pero no van a diseñar por ti.


SM: ¿Cómo es la enseñanza de estos métodos de diseño en el mundo y cómo es comparada con México? ¿Estamos atrasados?.


RR: Yo sí siento que nos ha tardado un poco más, nosotros que acabamos de volver a México hace dos años vemos que no están del todo incorporados, esta es una nueva forma de pensar en el sentido de que los procesos no son lineales sino cíclicos, porque hay mucho más prueba, análisis y retroalimentación, cuando tienes parámetros puedes generar una matriz de variables y puedes empezar a generar un análisis de variables cruzadas. Entonces independientemente de que los programas estén disponibles, se tienen que enmarcar en un proceso de pensamiento, no solamente es la parte técnica y saber cómo usarlos, sino saber cómo lo articulas en una narrativa de diseño que cuente una historia o que te ayude a tener un control sobre los distintos resultados que te va arrojando el mismo marco de trabajo que tú generes.


Lo que me he encontrado en los lugares donde doy clase (en la IBERO y en La Salle) es que la gente está muy interesada en usarlos, es muy importante que las nuevas generaciones tengan esta iniciativa y esta independencia para aprender las plataformas, no es un tema que se pueda enseñar en el aula necesariamente, este tipo de competencias se generan en tiempo propio, entonces mientras exista esta visión y este entendimiento creo que, comparado con mis tiempos cuando yo estudiaba hace 20 años, la cantidad de información y de tutoriales es vastísima, tú te puedes prácticamente autoenseñar. Pero sí, en lo que yo pondría énfasis sería en aplicarlos de forma crítica.


De cómo nos comparamos a otros contextos tal vez lo que yo veo en las universidades es que cada una tiene un perfil y tal vez ese perfil tiene ciertas inercias que no permiten nuevas formas de pensamiento para ser más libres y más abiertos, incluyendo estas tecnologías, tanto en la parte de diseño paramétrico, fabricación digital, exploración.


Tal vez más allá de la tecnología y las plataformas que sí están disponibles, es más cómo las universidades van actualizando sus planes de estudio y cómo van a abrirse a nuevas visiones de la arquitectura, tienen que aceptar el cambio.


NW: Yo lo veo en las clases de Rolando, hay muchísima gente muy creativa y como dice, a veces se siente que no están tan actualizados con programas, pero la verdad hay gente muy buena, no sólo se trata de los programas, sino cómo piensan o cómo expresan la arquitectura.


SM: En relación con lo que mencionaste antes, de cómo era dibujar a mano y cómo eran estos métodos tradicionales de diseño. ¿Cómo se relacionan las nuevas tecnologías con los métodos tradicionales de diseño? ¿Se llevan bien? ¿Las desplazan?.


NW: Para mí el dibujo a mano es muy importante, es algo que no vamos a perder porque es muy rápido para pensar qué quieres hacer como primer idea, después puedes tomar tus programas y hacerlo, necesitamos usar todo. Las maquetas también son muy buenas para diseñar.


RR: Yo creo que no hay un desplazamiento. Lo que se vuelve indispensable tanto en la parte análoga como digital es tener una capacidad analítica, a mí me gusta el concepto de diagrama, más que de dibujo, porque tiene un argumento implícito, si no tienes el rigor para hacer un diagrama de lo que estés trabajando, ese bosquejo va a tener muy poco alcance y lo mismo pasa en la parte digital, eso va relacionado con la estructura de pensamiento de qué tan riguroso seas para abordar los distintos temas en los que estás trabajando.


Nosotros trabajamos mucho con croquis, lluvias de ideas y claro, conforme vamos avanzando lo vamos plasmando en la computadora de forma más compleja. No creo que el dibujo vaya de ninguna forma a estar sustituído por tecnologías computacionales, porque como arquitectos, el dibujo a mano es la manera en la que expresamos nuestras ideas, una pluma y un pedazo de papel.


Si estás en obra y tienes que explicarle a un albañil la secuencia de acabados nada va a ser más rápido que dibujarlo en tu bitácora.


NW: Hay problemas en obra que necesitas resolver en una hora, no tienes tiempo para ponerte a diseñar en la computadora.


RR: Pero tal vez en cuestión de cómo se incorpora el BIM en obra, hay veces en que sí es más práctico tener el modelo cargado en una tableta para que la gente con la que estés discutiendo entienda la secuencia de los trabajos, entonces depende de la disciplina en la que estés trabajando.


SM: ¿Cuál creen que sería la relación del diseño paramétrico en México? ¿Se llevaría bien con las normativas tan rigurosas?.


RR: Ojalá que prolifere el diseño paramétrico en todos lados y que logremos expandir el catálogo de formas arquitectónicas y de complejidad geométrica, es la ventana de oportunidad que se abre, la capacidad de poder imaginar espacios más complejos, con menor repetición. Para mí el diseño paramétrico va ligado a sociedades desarrolladas y México está en un paso de desarrollo industrial muy importante, tendremos que esperar a que la sofisticación de las tecnologías utilizadas en la industria automotriz, por ejemplo, alcance la industria de la fabricación de componentes para la construcción. Entonces se vuelve menos importante la economía de escala o la repetición y simplemente la producción industrial a partir de robots te puede generar partes distintas entre sí, sin costo adicional. Por ejemplo en el tema de las cubiertas, en una cubierta convencional te conviene tener una economía de escala en la que tengas la mayor repetición posible para mantener los costos más eficientes y en un mundo de producción digital, realmente a un robot le cuesta el mismo trabajo producir piezas distintas. Al tener la tecnología de diseño ligada a la tecnología de la fabricación, se abren panoramas mucho más ambiciosos para la arquitectura.


SM: ¿Consideran que la arquitectura mexicana contemporánea tiene características distintivas al resto de las arquitecturas mundiales?.


NW: Hay mucha arquitectura buena en México con espacios muy buenos, con buena iluminación y colores, pero también creo que son espacios bastante simples, como decíamos hay mucha complejidad de formas y creo que deberían ser exploradas.


RR: Siento que hay una serie de exponentes que han logrado recobrar la poética del lugar, me resulta un poco incómodo la etiqueta de "arquitectura mexicana" porque a veces este tipo de calificativos limitan, se vuelven contenedores que sobresimplifican la obra. Hay gente en el país que está haciendo cosas muy distintas, entonces ¿cómo definiríamos arquitectura mexicana?. Tal vez los exponentes que ahora están triunfando van más en función de cómo han logrado abstraer, cómo han logrado interpretar el sitio y el contexto, tal vez como decía Natalia, el tema de la luz, los materiales etc.


Nosotros tratamos de hacer una arquitectura específica a su sitio y a su uso, siempre incluyendo complejidad geométrica, que incluya una agenda de sustentabilidad, siempre que la complejidad responda a las condicionantes, si no se vuelve formalismo o sobreindulgente, hacer formas paramétricas es relativamente fácil, lo difícil es hacer que respondan, que tengan lógica y justificación.


SM: Por último, ¿Qué es lo más complicado de transmitir tus conocimientos?.


RR: No es complicado, el reto es que los estudiantes aprendan a confiar en el proceso y a perderse dentro de él, tenemos un modelo de enseñanza muy lineal en el que a los estudiantes se les da un cliente, una ubicación, un área y romper con eso para mi clase que es meramente explorativa, donde no les asigno esa serie de condicionantes, se vuelve un proceso de abrirse y de aceptar que estamos en territorio desconocido, que a través de la abstracción van a llegar a un resultado que no necesariamente sería el mismo si se les hubieran asignado esos factores.


SM: Les agradezco mucho esta entrevista para cianotypo, les deseamos mucho éxito y ¡gracias por inspirar a las nuevas generaciones de arquitectos!.



Esta entrevista se realizó el 16 de diciembre de 2019 en el despacho de AIDIA Studio por Sergio Mejía y Antonio Jalomo.


49 vistas

CONTACTO

Suscríbete a nuestro sitio y recibe actualizaciones de contenido

© 2020 Cianotypo. Todos los derechos reservados.